Locales Provinciales

Piden a Melella que no frene obras

Más de 600 familias que residen en la Margen Sur se verán afectadas por la decisión del Municipio de suspender las obras de infraestructura que el Gobierno provincial venía llevando adelante en ese sector. “Es imposible resolver el problema ambiental que sufren los vecinos si no realizamos las obras de infraestructura y de cloacas que necesita la ciudad”, afirmó el presidente de la DPOSS, Guillermo Woman.

La medida adoptada por la gestión de Gustavo Melella se trata de una decisión que impide la obra que está llevando adelante el Gobierno provincial para solucionar el problema de cloacas que sufre la ciudad. Desde la Provincia entienden que se trata de una respuesta por el sumario iniciado al Municipio por verter líquidos cloacales sin tratamiento al río Grande y al Mar Argentino.
La nota que el Municipio remite al Ministerio de Obras y Servicios Públicos informando sobre la suspensión, señala que “en virtud de la Cédula de Notificación originada por la Secretaría de Ambiente, Desarrollo Sostenible y Cambio Climático, en la que se nos informa de la Resolución S.A.D.S y C.C. Nro 0421/18, mediante la cual se instruye sumario administrativo a la Municipalidad de Río Grande por la presunta infracción al artículo 33 de la Ley Provincial Nº 55, y toda vez que dicha Cédula fue complementada por nota 148/18 Letra S.A.D.S y C.C. de fecha 10 de agosto de 2018 en la que se requiere el inmediato cese de las descargas contaminantes de efluentes líquidos sin tratar al ambiente, es que este Municipio se ve en la obligación, hasta tanto no exista pronunciamiento definitivo sobre el descargo y pruebas ofrecidas en el marco de su legítima defensa, a suspender la factibilidad para la ejecución de la infraestructura correspondiente al barrio Arraigo Sur, siendo que la citada urbanización tiene como descarga final de los afluentes cloacales el Mar Argentino”.
Desde la Unidad Ejecutora Provincial que depende del Ministerio de Obras y Servicios Públicas refutaron el planteo del Municipio, toda vez que la Dirección de Obras Sanitarias Municipal otorgó en abril del 2016 el Certificado de Factibilidad para la ejecución de las redes de infraestructura de agua y cloacas condicionado a la construcción de una Planta de Tratamiento de efluentes cloacales, obra que ya fue licitada y adjudicada y que estará a cargo de la DPOSS.
Luego de conocida la decisión del Municipio, el presidente de la DPOSS, Guillermo Worman, planteó que “es imposible resolver el problema ambiental que sufren los vecinos de Río Grande si no realizamos las obras de infraestructura y de cloacas que necesita la ciudad. Es un contrasentido que por la contaminación ambiental no podamos realizar las obras que tenemos que hacer para resolver el problema. Lo único que le pedimos al Intendente es que recapacite porque esta obra va dirigida a 600 familias de la zona más postergada de la ciudad. Si se quiere enojar con el Gobierno puede hacerlo, pero no paremos las obras porque esto perjudica a los vecinos”.