Provinciales

Fernández: «todo lo que hagamos tiene que hacer bajar la inflación»

Comparte:

El candidato del Frente de Todos, en una entrevista con TN, dijo que, si llega al gobierno, no hará «política en los tribunales» y se quejó de los debates de los postulantes presidenciales, pero garantizó que asistirá.

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, admitió hoy que si gana la elección el 27 de octubre los primeros años de su gestión «serán difíciles», destacó que no hará «política en los tribunales» y se quejó del debate de aspirantes a la presidencia, pero aseguró que asistirá porque lo obliga la ley.

En una entrevista que concedió hoy al periodista Joaquín Morales Solá por TN, a pocas horas de su regreso de España y Portugal, Fernández remarcó: «Si gano, sé que los primeros años de mi gestión serán difíciles porque recibiré una economía diezmada».

«El Gobierno además redujo a la mitad el PBI», pero reiteró que pagará la deuda externa, pero «estoy seguro de que vamos a poder luchar contra el hambre que aqueja a la Argentina». 

Por otra parte, aseguró que ya está trabajando para «terminar con la grieta», a través del diálogo con los distintos sectores: «yo hablo con todos», sostuvo y afirmó que lo seguirá haciendo si llega al gobierno.

«Tratamos que la unidad electoral se convierta en una unidad de gestión». «Tenemos que darnos cuenta que tenemos una oportunidad única que no podemos desperdiciar en términos de expectativas sociales. Sé que estoy despertando una una esperanza y una expectativa y sé que lo único que no puedo hacer es equivocarme porque eso para la gente sería trágico», agregó.

En otro orden, destacó que «le dije a la Mesa de Enlaceque debemos ser socios: la Argentina necesita dólares para pagar (la deuda) y ellos pueden exportar». 

«Tenemos que ponernos de acuerdo entre todos los sectores para que, durante 180 días, podamos recomponer salarios sin que eso implique un aumento en la inflación». Según dijo, «la industria es central en la Argentina del futuro, hay que volver a ponerla en marcha, hay que revivirla y tiene que ser la generadora de fuentes de trabajo que la Argentina necesita».

Cuando se le preguntó sobre la ley de emergencia alimentaria que impulsa su espacio político, entre otros sectores oposirotes, Fernández advirtió: «Nos enorgullece producir comida para 400 millones de personas, pero no podemos resolver el hambre en la Argentina». 

Además, rechazó tener intenciones de reformar la constitución y negó que Cristina Kirchner, su compañera de fórmula haya sugerido algo así. A laConstitución Nacional «no hay que cambiarla, pero necesitamos otro contrato social porque es inadmisible que haya hambre», subrayó.

Fernández reveló parte de una charla que tuvo en privado con Macri: «Le dije que me parecía necesario pone un feriado bancario ante la situación económica, pero lamentablemente se fueron u$s3000 millones. Luego sí implementaron controles cambiarios».

Respecto de las medidas adoptadas por el gobierno tras la devaluación brusca que se produzco tras las PASO, aseguró que no fue consultado sino informado de que habría nuevas decisiones económicas, de las que posteriormente supo a través de los medios.

Fernández criticó con dureza el mal funcionamiento de la Justicia. «La Justicia no funciona como Dios manda sino como ordena el poder de turno, pero no voy a hacer política en los tribunales», garantizó.

Luego reiteró: «Para mí, Cristina es una perseguida política. Yo me voy a ocupar del trabajo, la deuda y el hambre», aseguró.

Respecto de los debates presidenciales, afirmó: «voy a ir», aunque «no le encuentro el sentido, pero la ley nos obliga a ir», señaló. 

Ser presidente, dijo, es algo «para lo que uno siempre ha trabajado en su vida de político». De todos modos, aclaró que él «no lo esperaba» hasta que Cristina Kirchner le ofreció acompañarla en la fórmula. 

«Yo me había dispuesto a no ser candidato porque sino era muy difícil llamar a la unidad. Si yo era candidato iban a pensar que era un gesto interesado, entonces traté de evitarlo siempre, hasta que llegó el momento», dijo. Y agregó: «Me pareció una forma de ayudar a encontrar una salida, que es lo que había pensado Cristina. Estoy acompañando esa decisión y esa salida», dijo.

El candidato kirchnerista recordó las cinco reglas que tenían durante la gestión de Néstor Kirchner, las  que pretende continuar en caso de resultar electo presidente: «Todo lo que hacíamos en la economía tenía que mantener el equilibrio fiscal, lograr el superávit comercial, favorecer la acumulación de reservas, teníamos que tener un dólar competitivo para que la producción argentina se pueda vender en el mundo y teníamos que desendeudarnos». Entonces, sumó una sexta norma: «Todo lo que hagamos tiene que hacer bajar la inflación».

Respecto de su gira por Europa, aseguró que fue «muy buena para el país». «Tengo muchas coincidencias con [Pedro] Sánchez. Nos preocupa la unión entre el Mercosur y la Unión Europea».

«Le transmití mucho mi preocupación por el Fondo. Ellos tienen un rol activo y me dio todo su apoyo y toda la tranquilidad de que España nos va a ayudar. Fue muy útil e importante no para Alberto Fernández sino para el futuro de la Argentina», sostuvo.

«Este Gobierno se acostumbró a vivir con la economía achicada, y nosotros no nos resignamos a esta economía chica», señaló. Para él, la prioridad está en los salarios y en las jubilaciones porque eso permitiría recomponer el consumo. ML

Fuente: tierra del fuego