El intendente que rompió el récord de Macri a la hora de tomarse vacaciones